Kenos

¿Qué beneficios trae la resiliencia empresarial?

Resiliencia Empresarial

La resiliencia empresarial es un término que viene ganando popularidad en el mundo productivo, aun cuando la mayoría de las personas lo desconoce. No obstante, sus implicaciones son determinantes actualmente y además pueden significar la diferencia entre el éxito y el fracaso en tus negocios y empresas.

Definitivamente, este concepto implica un universo de posibilidades para ti y tus proyectos o actividades productivas. En caso de ser de los que ignoran los detalles inherentes, no te preocupes, pues acá procedemos a explicarte de qué se trata.

La resiliencia empresarial según Harvard Business Review

Tres son las palabras que sintetizan el concepto de resiliencia empresarial: adaptación, recuperación y crecimiento. Sin embargo, Harvard Business Review le confiere una definición precisa que podemos considerar.

Basándonos en sus palabras, podría identificarse como la capacidad de las empresas para asimilar el estrés, recuperando la función crítica y prosperidad en situaciones alteradas. Se trata de una realidad que la mayoría de los centros productivos del mundo han sufrido luego de la pandemia de COVID-19.

Características

Para hablar de resiliencia empresarial, los centros de producción o comercialización afectados deben atravesar ciertas condiciones. Nos referimos a algunos riesgos que pueden perturbar su estabilidad financiera:

  • Afectaciones en la continuidad de las tecnologías informativas y de comunicación empleadas.
  • Demandas derivadas de los consumidores.
  • Ciertos ataques cibernéticos.
  • Cambios radicales en el mercado.

Estos son algunos de los elementos más destacados que obligan a los afectados a modificar sus modelos operacionales para lograr cambios necesarios. Se trata de algo que cada vez es más frecuente como producto de la globalización económica que vivimos.

Principios de la resiliencia empresarial que pueden ser beneficiosos

Aunque inicialmente parezca una calamidad para los afectados, en realidad la resiliencia empresarial entraña un sinfín de oportunidades. Todo depende de que se satisfagan algunos principios básicos inherentes:

  • Acá deben identificar y revisar pilares como la misión, visión y valores de la empresa. Asimismo cuenta una comunicación efectiva y bidireccional entre los colaboradores y la empresa. Finalmente, se requiere una perfecta conexión entre colaboradores y los pilares referidos.
  • Implica agilidad de respuestas para cada circunstancia, cambios y la incertidumbre consecuentes. Igualmente, cuenta tomar conciencia de los efectos negativos derivados.
  • Convertir en ventaja la situación, no limitándose a enfocar la atención sobre la eventualidad a corto plazo. Pues han de reajustarse a los cambios estructurales que exigen las circunstancias para operar a largo plazo.
  • Disposición al cambio. Las coyunturas negativas de alto riesgo han de impulsar los cambios convenientes de adaptación a futuro para la empresa. Esto exige identificar su cultura de negocio, estructura, alcance y limitaciones para emprender las acciones pretendidas.
  • Evaluación de rendimiento. Acá se requiere medir la flexibilidad de la empresa para enfrentar las contingencias y sus capacidades de adaptación y crecimiento a aquellas. Conociendo estos valores, puede trabajarse en su mejora para fortalecer la empresa.
  • Apertura a la diversidad. Debe presentarse atención a las oportunidades de diversificación de bienes y servicios a implementarse.

Para ilustrar lo dicho basta ver empresas tan famosas como Yamaha y Toyota, en Japón, inicialmente dedicadas al área musical y textil, respectivamente. Y gracias a la resiliencia empresarial que sufrieron, evolucionaron al punto de ser hoy de las mejores marcas de motocicletas y vehículos del mundo.

Cinco beneficios concretos que traerá la resiliencia empresarial actual

Señalan las tendencias actuales de la resiliencia empresarial derivada de la pandemia de COVID-19, en el tiempo porvenir cobrarán vida algunos aspectos precisos. Entre ellos cuentan:

  1. Perfeccionamiento de los respectivos canales de distribución de bienes y servicios.
  2. Regulaciones sobre la industria acordes a las necesidades actuales.
  3. Incremento de competidores tanto directos como indirectos.
  4. Modernización de los elementos tecnológicos implícitos en el proceso de producción de bienes y prestación de servicios.
  5. Variaciones en las conductas de las personas en su carácter de consumidores y sus necesidades derivadas.

En definitiva, visto todo lo anterior, tenemos que, al manejarse adecuadamente, la resiliencia empresarial ofrece grandes oportunidades productivas. Tratándola mediante un buen manejo de riesgos, bien podrán evolucionar tus negocios hasta adaptarse a las nuevas exigencias del mercado, incluso consolidándose a futuro.

 

 

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo sin ningún compromiso